Publicado en Prensa

Reciclemos en comunidad

Transcripción de aparición en diario El Puntal de Río Cuarto el 20/09/2011.

Alumnos de Charras reciclaron 2.000 kilos de papel y 900 de silo-bolsas

Desde hace un año la comunidad educativa del Instituto Secundario desarrolla un proyecto para recuperar residuos domésticos que pueden reutilizarse. Además, de esta manera obtienen fondos para el colegio

A través de un proyecto educativo, estudiantes del Instituto Secundario Charras, lograron reciclar casi 2.000 kilogramos de papel (entre cartón, diarios y otras variedades),  990 kilos de silo-bolsas, además de 687 bidones de fertilizantes, entre otros elementos.

Esta es otra de las iniciativa donde jóvenes son los protagonistas en el cuidado y la concientización del medio ambiente.

“Reciclemos en comunidad” es un proyecto que comenzó a implementarse a principios de 2010 en el Instituto Charras, impulsado por la asignatura Educación Tecnológica, a cargo de la profesora Jill Mayne y del Ciclo Orientado.

Fueron los chicos de tercero y sexto año los protagonistas de esta movida que fue comprometiendo a toda la comunidad. Hoy se ha convertido en un proyecto de carácter institucional, involucrando y comprometiendo a todos los cursos y docentes de diferentes áreas, e interinstitucional porque participan el municipio, la comunidad y empresas locales.

Las docentes a cargo destacaron el nivel de compromiso asumido por los chicos, quienes, a su vez, actúan como agentes multiplicadores en sus hogares y ayudan a que sea cada vez más la gente que se sume al proceso de reciclado.

“Reciclamos botellas y tapitas de plástico, cajas de tetrabreak, papel blanco y de color, cartón, vidrio, placas radiográficas y latas de aluminio”, detallaron.

A esta materia prima, una vez clasificada y acondicionada, se la traslada a una acopiadora de la ciudad de Río Cuarto. Desde allí los productos tendrán su destino final en las plantas recicladoras. Por otro lado, los propietarios de campos de la zona contribuyen con la institución aportando los bidones de fertilizantes y silo-bolsas, para su venta.

Hasta la fecha se han reciclado 1.099 kilos de diarios, 990 de silo-bolsas, 687 bidones de fertilizantes, 460 kilogramos de papel blanco, 435 de cartón, 250 kilos de papel color, 203 kilogramos de vidrio, 190 kilogramos de botellas (Pet) cristal, 114 kilos de Pet color, 11 kilogramos de placas radiográficas, 10 de tetrabreak y 9 de nylon.

Todo este material fue comercializado y se obtuvo una ganancia de 2.208,25 pesos. Con el dinero, se han realizado mejoras en la institución y compra de material para Educación Física.

“Contamos con la valiosa colaboración de la Municipalidad, que nos cedió el camión para el traslado del material, y de la señora Susana Bianchini, miembro de la comisión directiva, quien es nuestra asesora en el tema de reciclaje”, señalaron las docentes, al tiempo que agregaron que hoy es toda la sociedad charrense la que hace, de alguna manera, su aporte para la continuidad del proyecto.

Además de los resultados positivos que se obtuvo con los alumnos, la recepción en la comunidad superó todas las expectativas, lo cual alentó a   darle continuidad este año.

Una solución para el futuro

En su mensaje concientizador, el proyecto señala que la sociedad enfrenta crecientes problemas asociados con los desechos, y el reciclaje es una de las formas de disminuir el impacto de la basura.

“La mayor parte de éstos son reutilizables y reciclables, el problema reside en que al mezclarlos se convierten en basura. Por ejemplo, la basura doméstica es una mezcla de materia orgánica e inorgánica”, sostienen.

Dentro de esta última hay objetos que pueden ser reutilizables o reciclados, como botellas de plástico y vidrio, tapitas, diarios, latas de aluminio, papel, bolsas, entre otros.
Por otra parte, el compostaje es la forma que tiene la naturaleza de reciclar sus propios residuos orgánicos, por la acción de microorganismos e invertebrados.

De este análisis los chicos concluyen  que “más del 50% de los residuos domésticos pueden reciclarse. Para lograr esto se necesitan cambios fundamentales en nuestros valores, instituciones y formas de vida. Es por esta razón que debemos unirnos y aportar nuestro granito de arena para crear una comunidad sustentable, fundada en el respeto hacia el medio ambiente, como forma de asegurar la calidad de vida de nuestras generaciones futuras”.

La propuesta de los jóvenes de Charras ha encontrado una alternativa no sólo pensando en el reciclaje, el cuidado del medio ambiente, sino además como una opción que les permite conseguir recursos a través de los cuales mejorar la institución.

Así como en esta población, en otras localidades también son chicos los protagonistas de proyectos similares que buscan mejorar la calidad de vida y concentran su atención en trabajar por su comunidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s